Horario y/o compromiso: La leyenda del vendedor apañado

control horario Cuenta la leyenda que en una compañía de gran consumo en los años 90 había un Director de enorme experiencia y que catalogaba a los vendedores en tres tipos de categorías. Cuando un joven experto en Recursos Humanos le fue a entrevistar para diseñar un plan de formación se sorprendió de las ideas tan claras que tenía este veterano Director. Clasificaba a los vendedores en tres tipos: los listos, los currantes y los apañados. Y decía que en su vida siempre había tenido en los equipos cierta dosis de los tres tipos. Los listos eran los que utilizaban su inteligencia para conseguir resultados, pero si podían no cumplían los horarios, e incluso a veces demoraban ventas para otros momentos. Frente a ellos estaban los currantes que daban todo y a todas horas, conseguían los resultados por su esfuerzo y compromiso, aunque les costara multitud de tiempo. (más…)

Bienestar Digital: La Leyenda del HIPSTER Tranquilo

bienestar digital

Dice la leyenda que en una barbería posmoderna del siglo XXI había tres hípsters para afeitarse sus largas barbas. Según el barbero que estaba arreglando la barba a uno de ellos, este no podía dejar de ver su móvil y contestando a multitud de mail, interrumpiendo la obra de rasura que iba haciendo. Mientras le afeitaba saltaba de tema a tema sin orden, al albur de la nueva noticia o del WhatsApp recién recibido. Luego, afeito las barbas a un hípster que odiaba los móviles y no quería tener relación tecnológica. No había forma de hablar porque no estaba enterado de nada e incluso se durmió durante el afeitado. Y, por último, atendió al tercer hípster que cuando le pregunto el barbero por su móvil, le indico que lo utiliza cuando le llamaban, que veía los emails y los WhatsApps tres veces al día y que el dominaba al móvil y no el móvil a él. (más…)

Igualdad y la dictadura del “O”: La leyenda del truhan veloz

igualdad

Dice la leyenda que viajaba un viejo truhan por diversos pueblos convenciendo a los paisanos de sus poderes adivinatorios. En un pueblo de Castilla delante de tres vecinos manifestó su capacidad de adivinar la carta que eligiera y estos se apostaron una ronda a que no. El truhan tenía la habilidad de poner la carta que quería para que fuese la elegida y después decía a los vecinos que la guardaran como oro en paño. Cuando ya la tenía guardada, teatralizaba con gestos de mago, diciéndoles a los paisanos que había dos bloques de cartas, uno con los palos de oros y bastos y en el otro bloque los de copas y espadas. Y los vecinos tenían que elegir, como el sabia la carta si elegían el bloque donde estaba la carta decía “como bien indicáis nos quedamos con este bloque” y si elegían el contrario donde no estaba la carta decía “Bueno pues nos quedamos con el bloque que habéis dejado”. (más…)

Longevidad laboral: La leyenda de los monaguillos a la pata coja

longevidad laboral

Dice la leyenda que allá en los años 60 del siglo pasado hubo tres monaguillos que ayudaban a misa al señor cura. Un día, este observó la disminución del nivel del vino dulce y acuso a los monaguillos. Estos, a pesar de haber sido los dos mayores, negaron y dijeron que había sido alguien externo. El cura dijo “Como el diablo sabe más por viejo que por diablo quedaros a la pata coja y aquel que ponga el pie en el suelo será el culpable”, cuando se iba a ausentar de la sacristía. De los tres monaguillos, el más pequeño dejo de estar a la pata coja y los otros dos, se reían ufanamente de este porque seguro que le iban a descubrir a pesar de no haber sido él. Cuando volvió el cura, el más joven volvió a estar a la pata coja, y frente a la acusación de los otros dos, dijo “Señor cura, estos quieren cargarme a mí el mochuelo, y dicen que yo he dejado de estar a la pata coja, pero espere a ver quién deja de estar antes”. Tras varios minutos, los dos monaguillos mayores no podían aguantar y dejaron tan incomoda postura y, el más joven que había descansado en la ausencia del cura siguió a la pata coja. Frente las acusaciones de sus compañeros, el joven solo le dijo al cura “señor cura, mis compañeros como usted dicen son más diablos por ser mayores que por ser diablos y por eso me acusan a mí”. El cura tomo represalia de los dos monaguillos mayores y el más joven solo pudo decirles “el que no corre, vuela”.

(más…)

Momentos multiplicadores: La leyenda del osado vendedor

Cuenta la leyenda que, en una feria de ganado en el norte de Palencia, tres vendedores de terneros discutían entre si por el éxito de uno de ellos. El que más gritaba, era el vendedor más veterano que tenía fama de ser mas justo y de dar siempre el mejor producto al mejor precio. Decía ¡No entiendo, como teniendo peores terneros vendes más! y además no pierdes tanto tiempo en limpiar el animal. También, se mostraba confuso el vendedor mas dicharachero del mercado, conocido por su “palique “y capacidad de convencer a los demás ¡Y encima ni hablas tanto como yo y no haces efectos espectaculares como la utilización de la dulzaina! (más…)

ADANISMO: La leyenda del emprendedor humilde

adanismo

ADANISMO: La leyenda del emprendedor humilde

Cuenta la leyenda que en una ronda de financiación de startups de Recursos Humanos se presentaron tres emprendedores para defender sus proyectos. Los tres proyectos con una potente base tecnológica quieran revolucionar el mundo de la gestión de Recursos Humanos. El grupo de futuros inversores eran especialistas en la materia y de enorme experiencia.

(más…)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies