Volver al futuro profesional

En la actualidad, estamos en lo que yo llamaría el momento D.C. (Después de la Crisis) por lo tanto, trabajotenemos que volver a pensar que estamos ante un futuro profesional muy diferente al que era hasta ahora. Eso hace que tengamos que buscar nuevas formas de cultura de trabajo, nuevos roles y formas nuevas de prepararnos para ese mercado, estar en modo de creación y de reinvención. Por lo tanto, hay que volver al futuro y para ello tenemos que volver a soñar.

La crisis nos ha enseñado es a sobrevivir, pero ahora que estamos en otra situación tenemos que empezar a volver a soñar. Sí, pero ¿qué es volver  a soñar? No es ni más ni menos que buscar la suerte. La suerte solo la encuentra quien la busca y es necesario tener una visión a corto, medio y largo plazo, es decir, hacer un análisis que, en época de crisis, no lo hemos podido hacer: Las 3 direcciones temporales.

Qué voy a hacer dentro de…

5 Semanas

5 meses

5 años

Es muy importante para los profesionales tener en cuenta estas direcciones temporales, sobre todo, porque han cambiado las formas de trabajo y las formas de contratación. Esto conlleva a que el trabajo de futuro está cambiando y no hay que entenderlo como un empleo fijo para toda la vida, ni como un proyecto muy largo… hay que entenderlo como que, tu mejor empleo, son tus capacidades que vas rellenando en todas las ocupaciones que vas desarrollando a lo largo de tu vida profesional.

A parte de esto, otro concepto que está cambiando es la cultura empresarial 2.0 y es que la tecnología es el talento en este momento. La transformación tecnológica actual ha conseguido que esté cambiando la visión empresarial. Este tipo de cultura va a estar cada vez más centrada en el compromiso, un compromiso ligado a que el tiempo que tu estés en mi empresa y yo, como empresa, venda talento, oportunidades de desarrollo a las personas… que yo me comprometa a darte el mayor número de oportunidades posibles para que tu tengas el máximo nivel de empleabilidad. Esto nos permitirá evolucionar y tú tendrás que irte de mi empresa. Este es el modelo y, por mucho que nos pese, las empresas tienen que ser mucho más sinceras con las personas.

La diversidad de talento es otro concepto que va a cambiar. No solamente diversidad de género o diversidad generacional, sino también diversidad de cultura, diversidad académica, diversidad de experiencia… Un equipo potente en un futuro es aquel que, claramente, tenga talentos más diversos. Más potente que tener talento, es tener talento diverso, diversidad de visiones para complementar un equipo de alto rendimiento.

Pero… ¿y cómo motivamos a los nuevos profesionales? Una de las formas motivacionales que teníamos en mi generación, en la generación en la cual yo estaba inscrito era, por ejemplo, la escalabilidad del rol, es decir, la posibilidad de promocionar dentro de una empresa a tener puestos directivos. Hoy en día, la puntación que tienen las nuevas generaciones en la escalabilidad del rol no es tanto su fin como el hecho de la autoeficacia. Por lo tanto, la motivación está cambiando es cada vez más intrínseca, los criterios motivacionales empresariales van más hacia el engagement, hacia una generación de confianza, hacia el comprometerse con un proyecto y una visión.

Y por último, hay una serie de competencias emergentes, unas características que tienen que tener los empleados. No porque la digitalización y la globalización están cambiando, sino porque este entorno tan tecnológico está generando unas nuevas competencias emergentes. Estas competencias son una conclusión de un estudio finalizado en enero de 2015 a través de la Asociación Educación Abierta y hemos alertado un modelo emergente de nueve competencias que, antes de la crisis, tenían menos importancia y ahora, son más valoradas:

1. La capacidad de actuar adecuadamente tras tener una adversidad en un entorno laboral.

2. Flexibilidad, es flexibilidad totalmente a la adscripción de proyectos empresariales.

3. El compromiso, el engagement como ya decía estamos ante una generación de confianza.

4. Inteligencia colectiva y colaborativa es una inteligencia diferente dispuesta a enseñar ante otra inteligencia más individual que se tenía.

5. Networking es una de las principales habilidades que tenemos que tener para encontrar empleo.

6. La creatividad que es algo que cada vez se está potenciando mucho más.

7. Ser prosumidor, no solo consumir información sino ser tú, tu propio productor de información

8. Gestión de equipos virtuales.

9. Y como no, la capacidad de aprendizaje tiene que ser total.

En fin, en este momento estamos cambiando los sistemas de trabajo tradicional y cada vez vamos a trabajar más por proyectos, incluso en varios proyectos a la vez y mucho en red; y es que hay una forma diferente de tener trabajo sin tener empleo, competencias diferentes para este futuro del trabajo/ trabajo del futuro, contrataciones diferentes.

Un comentario para “Volver al futuro profesional”

  • CARMEN:

    En mi opinión,se trata de un artículo muy interesante, que me ha hecho reflexionar acerca del momento, por el que estamos atravesando.
    Si algo creo hemos aprendido a desarrollar durante la crisis, ha sido nuestra capacidad de reinvención, conseguida desde mi punto de vista en buena medida, debido al cambio que se ha producido en nuestras miradas. El mundo y todo lo que nos rodea, ahora son diferentes, por este motivo pienso que nos será más fácil, adaptarnos a todos los cambios necesarios para “volver al futuro profesional”
    Javier, muchas gracias por este escrito, que al menos en mí, esta provocando un replanteamiento de mi situación actual.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.