Entradas con la etiqueta ‘compromiso’

Horario y/o compromiso: La leyenda del vendedor apañado

control horario

Cuenta la leyenda que en una compañía de gran consumo en los años 90 había un Director de enorme experiencia y que catalogaba a los vendedores en tres tipos de categorías. Cuando un joven experto en Recursos Humanos le fue a entrevistar para diseñar un plan de formación se sorprendió de las ideas tan claras que tenía este veterano Director. Clasificaba a los vendedores en tres tipos: los listos, los currantes y los apañados. Y decía que en su vida siempre había tenido en los equipos cierta dosis de los tres tipos. Los listos eran los que utilizaban su inteligencia para conseguir resultados, pero si podían no cumplían los horarios, e incluso a veces demoraban ventas para otros momentos. Frente a ellos estaban los currantes que daban todo y a todas horas, conseguían los resultados por su esfuerzo y compromiso, aunque les costara multitud de tiempo. Y, por último, estaban los apañados que amaban su trabajo, pero conseguían sus resultados, no escatimaban tiempo, pero no lo desaprovechaban y sus resultados eran más sostenibles al igual que las horas que cumplían. Tras esta tipología, el joven profesional de Recursos Humanos le dijo que iba a orientar la formación a conseguir los resultados, y no tanto a que dediquen tiempo de presencia en el trabajo. Y el Director le miro y le dijo ¿Por qué piensas que son mejores los que consiguen sólo los resultados? Hay que crear equipo, tener relaciones entre los comerciales, saber cómo se trabaja y por ello es muy importante tener tiempo de trabajo. ¿Y por qué es malo tener solo gente muy comprometida? Lo importante es ser flexible con el tiempo, cada uno necesita un tipo de tiempo según su forma de ser rentable. El horario es una condición necesaria pero no suficiente para conseguir las ventas, le acabo de decir. Y el joven, le pregunto entonces cómo oriento la formación. Pues hay que disponer de tiempo apañado de dedicación y mucha flexibilidad, y más que buscar un perfil de vendedor, busca al vendedor que cada uno puede ser para tenerlos identificados y componer equipos diversos. No hay un solo tipo de vendedor, sino diferentes vendedores para distintos compradores y el buen líder es el líder apañado, que saca de cada vendedor lo que este puede dar.

 

Leer el resto de esta entrada »

Las cosas claras y el chocolate espeso: talento diverso, comprometido y positivo.

Es muy conocido el llamado efecto Lampedusa en su doble aceptación. Por una parte la declaración de Tancredi a su tío Fabrizio en la novela del Gatopardo  de Giuseppe Tomasi Di Lampedusa que dice “si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie”.  Y por otra parte, tenemos el actual efecto Lampedusa que es la odisea de la inmigración ilegal en Europa, por ser la isla de Lampedusa el enclave de su hoja de ruta, y que históricamente consiste en el continuo inmigrar, de salir de la pobreza a la riqueza. Pues con el talento, tenemos un efecto LAMPEDUSA, de vez en cuando hay que cambiar algo para que siga siendo importante. Tener o no tener talento en las empresas, “this is the question”. Si hablamos de diversidad, empowerment (compromiso) y de actitud positiva debemos suponer el talento. Porque la base es el talento y no la diversidad, el compromiso y la positividad. No nos vale gente diversa pero sin talento, o personas comprometidas sin capacidades o personas enormemente optimista sin inteligencia. El talento es lo que no cambia aunque cambiemos la perspectiva de considerarlo de otra forma al albur de las investigaciones de la psicología del trabajo.

Leer el resto de esta entrada »

Más vale pájaro en mano que ciento volando: Hacer real la experiencia empleado

Todos aquellos que llevamos un tiempo en Recursos Humanos sabemos del poder de evocación que tiene un término. Todos goldcrest-1051433_1280hemos vivido la efervescencia de conceptos como competencia, talento, coaching, etc., pero también sabemos que en su justa medida los términos quedan operando en el ámbito de Recursos Humanos. Antes de la crisis, allá por el lejano 2007 hablábamos de la guerra del talento, se nos llenaba la boca con el discurso del talento. Pero, hete aquí, que después del 2007 hemos tenido que volver a los ERES y a la restructuración donde el talento no era la clave ¿Y qué haces ahora en la posible recuperación? ¿Volver a crear la ilusión del talento? O más bien moderar un discurso más humilde y honesto como es la Experiencia Empleado: “mientras usted trabaje en nuestra Empresa voy a intentar que tenga la mejor experiencia como empleado“. Con estos planteamientos tan sencillos y operativos podemos convencer a los empleados que vuelvan a confiar. Leer el resto de esta entrada »

Las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra: La ambivalencia del engagement

El término Engagement (compromiso en su mejor versión en castellano) prolifera engagementen los discursos de gestión de personas en esta época de efímera postcrisis. Las palabras son bonitas y evocadoras, pero necesitan de la realidad y del ejemplo para movilizar a las personas. La gran utilidad de buscar el compromiso como elemento básico de una política de gestión de personas no puede ser solo un discurso, sino fundamentalmente una práctica al actuar. Leer el resto de esta entrada »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.