Happycracia

happycracia

Happycracia

Como la ciencia y la industria de la felicidad centraliza nuestras vidas

Edgar Cabanas y Eva Illouz

PAIDOS. MARZO 2019

 

Análisis de la obra y el autor

Hace mucho tiempo que cuando preguntas en una entrevista a una persona que quiere ser de mayor, te dice ¿ser feliz?, y yo siempre pregunto y ¿mientras? Y muchos responden ¿trabajar? Vivimos una verdadera dictadura de ser feliz, que controla nuestro modo de pensar y sentir, estamos permanentemente instalados en el bienestar. Esta situación no es por azar sino por interés. Este libro lanza un ataque fundamentado a la economía de la felicidad que nos trata de convencer que el éxito es una elección personal. En una sociedad consumista buscamos mercancías emocionales como la felicidad y esta se convierte en controladora de nuestra acción. Somos esclavos de querer ser feliz en todo momento, y en este libro hay una serie de argumentarios que nos permite identificar esta industria de la felicidad. El obsesivo bienestar, el individualismo como medio de ser feliz y la psicología positiva como una pretendida ciencia que justifica la felicidad son grandes ideas del libro. Se vende ego feliz y ser feliz es la nueva normalidad como una consecuencia de la tiranía del querer ser feliz siempre. Los autores EDGAR CABANAS y EVA IIIouz hacen un buen acopio documental y exponen con claridad un criterio de cierto valor emergente. Mas allá de multitud de app de felicidad ¿Por qué es obsesiva la querencia de ser feliz? Este libro aporta diversos argumentos que vamos a analizar.

 

Resumen de la Obra

Los autores del libro plantean una estructura simple donde inciden en tres características de la HAPPYCRACIA:

  • Crear expertos en tu bienestar.
  • Reavivar el individuo (Tu eres el responsable de ser feliz).
  • Positividad en el trabajo (las emociones positivas son generatrices).

Y dos consecuencias de esta Happycracia:

  • Que el mejor Personal Branding es el ego feliz.
  • Y que ser feliz se convierte en la nueva normalidad.

Para empezar en la introducción al libro, los autores reivindican que la felicidad esta manoseada por narrativas de superación personal. Existen multitud de libros que desde la autoayuda hacen verdadera pornografía emocional. Pero destaca que hay reservas en la utilización del termino felicidad de cuatro tipos:

  • Reserva epistemológica: ¿Existe una ciencia de la felicidad?
  • Reserva sociológica: La felicidad al servicio de la revolución cultural neoliberal.
  • Reserva fenomenológica: La felicidad como meta insaciable genera hipocondriacos emocionales.
  • Reserva moral: Estamos obligados a ser feliz, y si no superamos las dificultades somos culpables de ser infeliz.

Tras la introducción analiza las siguientes relaciones:

  • La Felicidad y la Política: Donde analizando el origen de la psicología positiva y la economía de la felicidad y como han convertido el objetivo felicidad como el criterio que permite evaluar el progreso social. En este sentido, la desigualdad no es el problema sino eres tú (individuo) el verdadero hacedor de tu felicidad. Se plantea ser un elemento intrínseco (tú puedes) algo que puede tener una visión como elemento extrínseco (igualdad de oportunidades).
  • La Felicidad y la Ideología Neoliberal: Este concepto de la felicidad creado por la psicología positiva justifica el individualismo. Con un discurso de apariencia neutra, infravalorando la sensibilidad social y glorifica el esfuerzo del crecimiento personal, pero no resuelve la pregunta. ¿Es posible el crecimiento personal sin un ecosistema social rico? Poner todo el foco en el tu puedes no puede generar la insatisfacción de no poder lograrlo. Debemos educar a nuestros hijos en continuos insatisfechos en la búsqueda de felicidades inalcanzables.
  • La Felicidad y el mundo laboral: Todo se resuelve en las empresas con la idea de que la gente sea feliz. Incluso se aprecia que les dicen no te preocupes del dinero que la felicidad es tu fin como empleado. La pretendida ciencia de la felicidad habla del bienestar laboral como instrumento de control, flexibilidad y responsabilidad personal de los trabajadores de las Empresas. Estos modelos de felicidad como anteojos sirven para buscar empleados que se engarcen a una cultura y que pongan en productividad las diferentes emociones positivas. Es culpa del empleado que no sea feliz, aunque las condiciones laborales no sean muy buenas.
  • La felicidad como mercancía: Todos los productos, servicios, experiencia cliente ó experiencia empleado busca la felicidad. E incluso, la tecnología (App de felicidad) y el MINDFULNESS se convierten en medios para intentar evangelizar de la importancia de ser feliz depende de nosotros. No te quejes, lo que pasa es que nos sabes ser feliz con lo que tienes. La felicidad se compone hoy de toda una serie de mercancías emocionales. Todos los productos y servicios de la felicidad prometen una mayor autogestión emocional, autenticidad y crecimiento personal. Y detrás está una industria de la felicidad que promueve un determinado estilo de vida y de consumo.
  • La felicidad como la normalidad:Este pretendido discurso científico de la felicidad se apoya en el lenguaje. Se define las expectativas y los criterios psicológicos en base a la felicidad y evalúan como normales aquellos comportamientos que nos llevan a la felicidad. ¿Pero existen emociones positivas y emociones negativas? Mas bien, existen emociones que en un momento pueden ser positivas y/o negativas, o que, dependiendo de las personas y grupo de referencia, etc…. Y la última idea, es demoledora se trata de considerar el sufrimiento como algo instrumental, por tanto, inútil. Por favor, déjeme ser infeliz en mi felicidad y feliz en la infelicidad.

 

IDEAS FUERZAS

Este libro aporta desde una perspectiva heterodoxa una visión nueva y un enorme elenco de ideas de enorme potencialidad como son:

  • Happycracia: El bienestar como ideología.
  • La psicología positiva como intento de crear una ciencia del bienestar humano.
  • Profesionales “psi”, la multitud de coach, formadores y consultores especialista en el crecimiento personal. Profesionales del desarrollo personal entorno a la felicidad.
  • Sesgo ideológico de la psicología positiva. Integrándose en una enorme industria de la felicidad. La economía de la felicidad y la paradoja “COCA COLA”.
  • Lo artificial del Informe Mundial de la FELICIDAD DE LA ONU. El utilitarismo de considerar la política como medio para maximizar los niveles de la felicidad de sus ciudadanos. ¡Serán felices, aunque vivan en una sociedad injusta!
  • Happytecnocracia, las apps de felicidad enmarcan que la felicidad es un dato continuo y hay que evitar ser infeliz para ser normal.
  • La felicidad asociada al individualismo, siendo esta la condición cultural y ética necesaria para la felicidad.
  • La inexactitud de la utópica formula de la felicidad de SELIGMAN que dice

F (Felicidad)= R (Rango justo) + V (Voluntad)+ C (Circunstancias)

¿Solo un 10% de la felicidad se explica con factores exógenos?

 

  • Que además que la felicidad depende de factores individuales, se aprende y que los factores sociales tienen una insignificante relevancia. Lo explica la frase SELIGMAN “El dinero en si no importa, sino la importancia que uno le dé al dinero” ………. Que se lo diga a “ese empresario de Plataforma” que va en bicicleta.
  • Que el Mindfulness resuelve nuestra resistencia al sufrimiento, pero no incide en el cambio del entorno para ser feliz.
  • Que se invierte la pirámide de necesidades de MASLOW, no te importe tu seguridad económica que lo importante es tu satisfacción personal.
  • Que las empresas utilizan la filosofía de la felicidad para buscar productividades y descartar que si te echan simplemente es una oportunidad para tu crecimiento personal. Las figuras alienantes del CHO (Cheif Happiness Officer) que empujan a una dictadura de querer ser feliz en tu normalidad.
  • Que la positividad, flexibilidad, autonomía son simple formula para enmarcar la productividad de una forma saludable.
  • Que la felicidad se ha convertido en el criterio de una vida bien vivida, que si no creces personalmente no eres nadie y que necesitamos siempre ser más feliz. La felicidad no es la ausencia del mal estar sino la continua presencia del bienestar.
  • Que la autenticidad, el florecimiento y la mejor versión de ti mismo son conceptos que ponen el foco en tu voluntad y exculpa a la organización y al entorno social de incentivar estas situaciones.

 

Utilidades para el directivo:

Este libro sirve para:

  • Explicar que la felicidad no es un fin sino un medio para vivir. Más una actitud que un estado a conseguir.
  • Que a las empresas les interesa un modelo de felicidad donde la mayoría de la responsabilidad es de las propias personas.
  • Que las personas son felices e infelices, pero nunca son siempre felices y nunca infelices del todo. La felicidad es un estado temporal y que lo fundamental es soler ser feliz en la infelicidad y saber ser infeliz en la felicidad.
  • Que los directivos que son responsables de la felicidad tienen que dar autonomía, flexibilidad y ser auténticos para generar la ilusión que lo importante es la satisfacción personal más que la seguridad económica.
  • Que la multitud de libros de autoayuda sobre la felicidad se basa en el individualismo como filosofía.
  • Que la economía de la felicidad propicia la psicología positiva por el interés de poner foco en la felicidad más que en el trabajo.

 

Utilidades para el coach

Para un coach le sirve libro para:

  • Orientar que la felicidad depende de factores sociales además de la voluntad individual.
  • Desarrollar el concepto de la felicidad como actitud y no como un estado en permanente estancia. El Bienestar permanente no existe.
  • Desmitificar el bienestar como único y aceptar que el malestar es humanamente necesario. ¿Cómo sabemos que es bienestar si no tenemos momentos de malestar?.
  • Apoyar a las personas que opten por ser realistas y aceptar por ser realista y aceptar que la felicidad continua es imposible y saber vivir los momentos con la humildad de la aceptación y la gallardía de cambiar los entornos sociales y organizacionales para facilitar la felicidad.
  • Plantear que ser feliz no es una opción solamente, sino también necesita de ser una oportunidad. Hay que hacer que el entorno genere oportunidades para que las personas puedan optar a ser felices.
  • Visualizar la felicidad como una característica normal de tu quehacer diario, y que lo importante es el balance y no la visión momentánea de ser feliz.

 

CONCLUSIONES

Happycracia es un libro desmitificador de la nube de continuos oráculos de la felicidad. Estamos hartos de tantas explicaciones nuevas de la felicidad como crecimiento personal. Sin duda la voluntad y el crecimiento personal es una variable, pero no la única, el entorno social y organizativo deben ser favorecedores para llegar a un momento de felicidad. De aquí, que más que un estado la felicidad es una actitud de vivir al día buscando y teniendo oportunidades para ser feliz. Los autores hacen un enorme esfuerzo para demostrar que la industria y la economía de la felicidad favorece las ilusas conclusiones de la psicología positiva. Sin duda, que hay que ser optimistas, pero más bien optimalistas, es decir, saber ser feliz en momentos infelices y saber ser infeliz en momentos felices, optimalista, es ser un optimista realista.  Me apunto a ser optimista, pero con los pies en el suelo y…… al pan, pan y al vino, vino.

 

Francisco Javier Cantera Herrero

Presidente de Auren Blc y

Fundación Personas y Empresas

@canteraleonardo

www.javiercantera.com

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.