Bienestar Psicológico: Más allá de la salud laboral

 

Fco. Javier Cantera HerreroPresidente Grupo BLC y Fundación Personas y Empresas

 

En el mundo actual de la empresa estamos seducidos por el activismo. El estar activo constantemente frente a las exigencias del entorno es el principal valor que tiene que demostrar un profesional. Pero este mundo 24/7, que no se detiene por nada hemos pasado a sacrificar el valor de trabajar mucho pasando de ser una muestra de ineficacia a ser un orgullo. Trabajar mucho tiempo, independientemente de los resultados, tiene un enorme valor social pero que nos produce un enorme desequilibrio psicológico. En multitud de ocasiones sacrificamos nuestro bienestar psicológico por la imagen del derrochado y esforzado profesional que echa multitud de tiempo en el trabajo.

Alex Soojung-Kim Pang, consultor de Silicon Valley y profesor de la Universidad de Stanford en su libro “Descansa”, plantea que saber descansar es saber ser productivo. Y que el modo en que pasamos las horas en que no trabajamos determina en gran medida el grado de eficacia de las que trabajamos. Bienestar es un proceso de equilibrio profesional, personal y familiar que supone encarar el trabajo como variable y no como constante. Es fundamental entender que ser productivo depende cada vez más de procesos psicológicos asociados, somos trabajadores del conocimiento con una enorme sombra emocional que necesitamos del equilibrio físico y psicológico para conseguir ser productivos. Decía Charles Chaplin que “Todos somos aficionados porque la vida es tan corta que no da para más”, por esa razón nuestro bienestar necesita de un uso equilibrado de nuestro tiempo. Pero es muy fácil, ir a un curso de midfulness y ver lo que se tiene que hacer, pero si es difícil cambiar tus hábitos de vida para equilibrar tu vida personal con la familiar y la profesional. Goethe decía “Actuar es fácil, pensar es difícil, actual según se piensa es aún más difícil”, por esa razón el bienestar psicológico debe ser una necesidad consciente en nuestra gestión diaria, ya que sino tendemos a olvidar tiempos de descanso necesarios para ser productivos.

¿Cómo se genera el bienestar psicológico? Ese gran bien-estar o estar-bien es la base de la salud laboral. En este momento que hemos avanzado en el desarrollo de campañas de mejora de la salud física, tenemos que avanzar en la batalla de la salud psicológica. Pero desde una perspectiva de la psicología de la normalidad, es decir, este equilibrio psicológico diario y necesario para no pasar de la tristeza a la depresión. Carolina Ryff Directora del Instituto On Aging de la University Of Wisconsin-Madison destaca que hay 6 dimensiones del bienestar psicológico, tres de naturaleza personal y tres de naturaleza profesional.

De estas 6 dimensiones son las personales:

  1. Autoaceptación. Adaptarte a tu situación para poder superarla.
  2. Tener relaciones positivas con los demás. Valor social de la autoestima.
  3. Tener un propósito de vida. Saber que quieres ser de mayor.

Y las profesionales:

  1. Crecimiento personal. Tener metas diferentes para crecer profesionalmente.
  2. Autonomía. Capacidad de manifestar su nivel de autoeficacia.
  3. Dominio del Entorno. Capacidad de reconocer y superar lo exógeno.

La mejora del bienestar psicológico tiene que ver con la gestión de las personas en las organizaciones. No se trata de poner medidas físicas correctoras sino buscar medidas psicológicas preventivas. Lo importante es crear un entorno de trabajo que posibilite tres conceptos básicos:

  1. Que puedan los empleados ser autoeficaces, es decir, sentirse dueños de sus actos y sepan que son eficaces por su propio trabajo.
  2. Que puedan tener los empleados empowerment, es decir, capacidad de decisión en su propio trabajo para sentirse responsable de sus resultados.
  3. Que puedan tener los empleados expectativas y experiencias de desarrollo. El crecimiento personal se puede servir de las palancas de los cursos de formación pero necesita del aprendizaje de las experiencias significativas que se tengan.

Si los empleados se sienten autoeficaces, autónomos y con posibilidades de desarrollo personal/profesional tenemos un entorno organizativo facilitador del bienestar psicológico. Pero necesita también del desarrollo de sus dimensiones personales, que es mucho más difícil porque a veces no tenemos posibilidades de clarificarnos en nuestra vida personal. Decía Mario Benedetti “Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta”, es habitual no identificar en nuestra forma de ser, los ladrones de bienestar psicológico. Saber desarrollar la autoaceptación, las relaciones positivas con los demás y tener un propósito de vida necesita otros tres conceptos psicológicos:

  1. Que la persona se acepte como es necesita de un autoconcepto contrastado socialmente. El feedback dado por los maestros vitales y aceptado con humildad genera nuestro verdadero autoconcepto. Es el primer elemento para tener bienestar psicológico.
  2. Que las personas edifiquen relaciones positivas a largo plazo. Somos seres sociales que necesitamos de ecosistemas de referencia psicológicas duradera. La importancia de la amistad, de la alegría social y del renombre en tu grupo de pertenencia.
  3. Que las personas puedan construir un propósito de vida a través de una reflexión sobre nuestras fortalezas, nuestros objetivos y lo que la sociedad nos propone. Pensar en el sentido de la vida es una enorme fortaleza psicológica.

En fin, el bienestar psicológico es un trabajo indelegable en tu entorno personal y en tu trabajo para conseguir generar hábitos saludables. Es fundamental destacar el poder de los hábitos para desarrollar el bienestar psicológico. Sin hábitos no podemos generar ámbitos de desarrollo personal y profesional. De aquí que la propia Carolina Riff destaque los 15 hábitos que mejorar el bienestar psicológico. Estos 15 hábitos se distribuyen en tres esferas; hábitos de crecimiento personal, hábitos de vida y hábitos mentales. Practicar estos hábitos supone facilitar el proceso de bienestar psicológico. Aunque hay que considerar estos hábitos como estilos de conductas más que como verdades absolutas, ya que como decía F. Nietzsche “Hay muchas especies de ojos, por consiguiente, muchas verdades y, por lo tanto, ninguna verdad”. Estos estados se pueden considerar como modelos que generan conductas que favorecen el bienestar.

Los hábitos de crecimiento personal son:

  1. Quiérete a ti mismo. Ser un “fan” de tu conducta no solamente para justificarla sino para aceptarla. Y si te equivocas es el inicio de tu cambio y si es acertada hay que pensar cuando hay que cambiar.
  2. Haz lo que te gusta. Alinear tu pasión con tu acción es básico para tu bienestar psicológico. Y si tu acción no está a la altura de tu pasión, espera y mejora para alinearla.
  3. Ser proactivo, estar siempre ocupado. Ocupar no significa trabajar sino hacer algo. Siempre hay que hacer algo aunque no hagas nada conscientemente. La proactividad se fija en la dirección y no en el activismo.
  4. Perdonar. Para tener bienestar no puedes estar siempre encerrado en la Cofradía del Santo Reproche que decía Sabina. Saber perdonar es un acto de sanación personal que te permite crecer.
  5. Tener objetivos realistas. Gestionar las expectativas de los objetivos es un arte porque deben ser retadores pero pausibles. No podemos encerrarnos en utopías ni en una carrera de escasos retos.

Estos hábitos de crecimiento personal es un primer nivel para desarrollar el bienestar psicológico. Pero necesita de otros cinco hábitos de vida:

  1. Rodéate de amigos. La amistad es la red que te protege frente a las vicisitudes del entorno. Las inestabilidades vitales del destino necesitan de amigos para superar impactos directos a tu estabilidad. Decía Mostesquieu “La amistad es un contrato por el cual nos obligamos a hacer pequeños favores a los demás para que los demás nos lo hagan grandes”. El tamaño del favor siempre es mayor cuando lo recibes.
  2. Duerme bien. Saber descansar incrementa nuestra capacidad de ser productivo. Quien gestiona su ocio con un criterio de desconexión posibilita el reseteado cerebral necesario para conseguir una productividad mayor.
  3. Nútrete de forma sana. La alimentación es una variable fundamental en nuestro bienestar psicológico. No es solo lo que como sino lo que no comes. Y a veces se trata de generar hábitos sanos de comida para favorecer un nivel físico que no genere preocupación para estar bien psicológicamente.
  4. Haz deporte. La actividad física posibilita la clarividencia psíquica. Moverse es un estado que posibilita que mejoren en tus pensamientos. Es mejor practicar deportes menos exigentes pero a su vez que sirven para activarte psíquicamente.
  5. Reflexiona y conecta contigo mismo. El centrarme en el ahora y aquí es una habilidad propia del ser humano que hemos ido olvidando con el activismo. La multitarea, el estar atareado te impide centrarte en ti mismo. El tiempo para reflexionar y estar contigo mismo es fundamental para recobrar el bienestar psicológico.

Si a los hábitos de desarrollo personal juntáramos estos hábitos de vida tenemos mucho ganado y lo podemos perfeccionar con estos otros cinco hábitos mentales:

  1. Medita. No solo hay que tener tiempo contigo mismo sino ejerce una actividad mental de meditación. De estar con tu presencia y no encerrado en tu pensamiento pasado y tus actividades futuras. Meditar es un hábito de enorme bienestar, pero considerándolo como una actividad diaria y engarzada con las rutinas propias de tu existencia. Decía Alejandro Jodorowsky “Todo lo que insistes en ignorar de ti mismo, tarde o temprano te hará la vida imposible”. Medita para no ignorarte a ti mismo.
  2. Practica la gratitud y la compasión. Ser agradecido es una liberación personal que facilita tu bienestar. Nadie puede tener salud mental sin ejercitar la gratitud con la vida y ser compasivo con las conductas de los demás. No hay personas malas ni buenas, sino personas que habitualmente hacen conductas malas y por tanto, consideramos que son malas para nosotros. Tener compasión es básico para caminar con la ingratitud del entorno.
  3. Vive el presente. El presente es el estado más huidizo de nuestro tiempo, rápidamente estamos en el pasado o en el futuro. Saber estar conectado y asegurar tu presente es un gran hábito mental que te facilita tu bienestar. El hábito de morar en tus actos presentes es harto difícil en un entorno que te exige justificar habitualmente tu pasado y estar planificando tu futuro.
  4. Sal de tu zona de confort. Si estas instalado en el confort de lo habitual no tenemos aprendizaje diario. El hábito de hacer cosas nuevas que nos obligue a salir de nuestra zona de confort es un activo de nuestra capacidad de alcanzar nuevas habilidades y aprendizajes, que incrementa nuestra autoeficacia y autoestima, y por tanto, nuestro bienestar psicológico.
  5. Práctica la inteligencia emocional. Si hay una inteligencia que gana en bienestar psicológico es la emocional. Cuanto más se practica más capacidad tenemos de sentirnos bien. Si resolver un sudoku da un placer intelectual, ayudar a un amigo en un problema da un placer psicológico. Practicar las emociones inteligentes es un buen hábito mental humano.

Con estos 15 hábitos se desarrollan las seis dimensiones del bienestar psicológico. Pero ante todo hay que pensar que una persona puede tener las mejores condiciones físicas pero no estar sana. La salud psicológica necesita de hábitos mentales de conductas que generen condiciones en la vida personal, profesional y familiar que potencie la actividad humana. Y para acabar siempre me he encantado los consejos de Mahatma Gandhi que yo aplico a mi vida como forma de ser. Decía Gandhi:

  • Cuida tus pensamientos para que se volvieran palabras.
  • Cuida tus palabras porque se transformarán en actos.
  • Cuida tus actos porque se harán hábitos.
  • Cutida tus hábitos porque forjarán tu carácter y tu destino, será tu vida.

En fin, tu destino empieza en tus pensamientos y acaba en tu carácter. Por tanto para ser feliz, cuida tus pensamientos positivos, tus palabras emotivas, tus actos bondadosos, tus hábitos saludables para tener un carácter bueno. Y entonces, y solo entonces tendrás felicidad. No busques la felicidad fuera de ti sino en tus propios pensamientos.

Fco. Javier Cantera Herrero

Presidente Grupo BLC y

Fundación Personas y Empresas

www.javiercantera.com

twitter@canteraleonardo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.